Carta al Presidente de la Generalitat

GENERALITAT DE CATALUNYA Honorable Señor President: GENERALITAT DE CATALUNYA 29 de Abril de 2009 Honorable Señor President: Como bien sabrá, en Catalunya como en España no se respetan las leyes sobre el ruido, somos el segundo país más ruidoso del mundo, tras Japón. Y esto merece una seria y profunda reflexión . La Organización Mundial de la Salud confirma que los elevados niveles de ruido causan estrés, ansiedad y pueden provocar o agravar enfermedades, tanto a niños como adultos, influyendo en la capacidad de concentración y de las propias relaciones sociales. De noche, cualquier sonido que supere los 35 decibelios puede provocar insomnio e incluso, si se convierte en una afección crónica, problemas psíquicos. Los ciudadanos no sólo sufren las agresiones sonoras derivadas por motivos tan variados como vecinos ruidosos, el tráfico en las ciudades, las zonas de marcha, sino también por el impacto acústico producido por los miles de aviones que sobrevuelan las poblaciones cercanas a nuestros aeropuertos. Gran parte de estas infraestructuras fueron planificadas y construidas sin tener en cuenta el impacto medioambiental sobre las poblaciones vecinas. El desarrollo del tráfico aéreo y la economía que lo rodea, unidos al desenfreno urbanístico, tan típico de nuestro país, han dado lugar a un serio agravamiento del mencionado impacto. Más aeropuertos y mas grandes, más rutas aéreas, más vuelos, mayor población establecida afectada, mayor número de viviendas nuevas en zonas de afección. Todos estos factores describen un panorama desalentador que ha dado lugar, en estos últimos años, a un incremento de los movimientos ciudadanos que encauzan la enorme frustración y el descontento de los afectados. Igualmente, se han incrementado notablemente las actuaciones judiciales por estas causas. La falta de sensibilidad de las autoridades aeronáuticas, un modelo de desarrollo aeroportuario que no tiene en cuenta a los afectados y una legislación que justifica el impacto y no al que lo sufre no auguran una mejora de la situación en el futuro. Por todos estos motivos, la Asociación Nacional de Afectados por el Impacto del Tráfico Aéreo (AIA) y Prou Soroll de Castelldefels como integrante de la misma, quiere, en el Día Internacional Contra el Ruido, denunciar ante los representantes de la sociedad y los medios de comunicación, el lamentable dato que nos sitúa como el segundo país más ruidoso del mundo, reclamando su sensibilidad y atención para solucionar de forma firme y contundente este problema.

Deja un comentario